Acatar

Ahora que la actualidad política se agita con patrias y banderas, con agravios, amenazas y desvergüenzas, políticos y periodistas portan consignas como si fueran palomas mensajeras. Muchos, a cuenta de la consulta catalana, chapurrean sobre la obligación de acatar y cumplir leyes y sentencias. Quienes se permiten esa contundencia al hablar o escribir, ¿conocen el significado de la palabra acatar? Si la respuesta es positiva, entonces cabría preguntarse si es más lamentable la ignorancia o el conocimiento. Seguir leyendo en Demasiadas palabras.

Continente y contenido

El primer ministro francés, Manuel Valls, militante del partido socialista, ha dicho que “hay que acabar con la izquierda anticuada, que se aferra a un pasado superado y nostálgico”. Espero que la prensa española nos informe a qué cuestiones concretas, tangibles, se refiere Valls cuando habla de antigüedades y de pasados superados. Porque lo de que la izquierda debe ser pragmática, reformista y republicana, es tanto como no decir nada. Si este es el nivel intelectual del nuevo rostro de la gauche divine, venga Mitterrand y lo vea. Seguir leyendo en El pobrecito veedor

Las tres Españas

Llueve en Madrid sobre seco. A través de mi ventana observo cómo la lluvia crea una cortina que solo es apartada por la luz que desprenden las televisiones afincadas en los salones del vecindario. Caruso deja caer una furtiva lágrima que inunda mi cama y me recuerda que mientras algunos nadamos en un mar infestado de contradicciones, otros se acomodan en sus sillones para ser arrastrados por la corriente que la pantalla genera. A pesar de que cada sillón es diferente, pueden ser enmarcados dentro de tres grupos, los que conforman las tres Españas. Seguir leyendo en Ruta 142

Jazz actual: preguntas sin responder

Hace cien años, por estas fechas en las que se conmemora el Día Internacional del Jazz, en Nueva Orleans cientos de músicos estaban haciendo la maleta para salir de la ciudad y buscarse la vida en el norte o en la costa oeste. Era lo que tocaba. Nueva Orleans vio nacer el jazz pero no había —¡qué paradoja!— locales suficientes para tocar. Tampoco poseía una industria discográfica fuerte. Allí la música servía para divertirse, en Chicago o Nueva York era un negocio. ¿El jazz debe ser un negocio?. Seguir leyendo en Zona de jazz

‘Por la parte de Swann’, la literatura perdida

Leer a Marcel Proust (1871-1922) implica una vuelta, un retorno, una retrospección a la esencia más pura de la literatura, esa literatura conceptualmente artística, alejada del entretenimiento como último y único fin, más lindante a la expresión que a la exposición, más distante a la complacencia que al reto. Y es por esto mismo por lo que normalmente la excelsa y poliédrica –y aparentemente críptica– prosa del este escritor francés es tomada como algo inaccesible para unos, insoportable para otros y un desafío para otros tantos; pero ni mucho menos la escritura de Proust –al menos en este Por la parte de Swann– es ardua, abstrusa o incomprensible, basta acercarse a ella con algo de interés y visión para descubrir la más fina y divina forma literaria que podemos leer, rica en multitud de matices, aristas, recovecos narrativos, digresiones y toda una pléyade de infinitas pinceladas sólo al alcance de unos pocos maestros. Proust, como uno de los escasos y verdaderos apologetas del arte, dirige su mirada a lo expresivo, a la transmisión de su particular cosmovisión, derivada de su peripecia vital, determinada por su púdica homosexualidad. Así, su escritura queda definida por una búsqueda, un viaje cuyo fin es su propia identidad y de su tiempo –perdido–, y ello propicia un alejamiento decidido de ofrecer una mera forma de entretenimiento y diversión, en beneficio de una plasmación de lo sensorial y lo introspectivo. Sequir leyendo en Ensayos de Incertidumbre

La noche en casa: J.M. Guelbenzu disecciona el amor

José María Guelbenzu es uno de esos raros escritores que ha entendido a la perfección el arte de la novela. Conoce de qué materia está hecha, la destroza, la vapulea, la maltrata y casi muerta, la recompone ofreciéndola limpia, grande, nueva, desnuda. Leer a Guelbenzu requiere pasamontañas y bufanda, pues su prosa azota con aire frío, cortante, de los que te deja sin aliento; no da tregua jamás, no se rinde a la pleitesía del esteticismo hueco, no hace concesiones mercantiles, ni asoma jamás entre líneas con guiños amables al lector. A Guelbenzu lo aborreces o lo adoras. Yo, confesa adoratriz de este genio, me propongo seducirlos, invitarlos, apremiarlos a que no dejen pasar ni un día más sin entregarse a su obra. Háganme caso.

Seguir leyendo en ÚltimoCero

…Y ENCIMA LLÁMAME TONTO

TONTO

El reino del exceso |… Y ENCIMA LLÁMAME TONTO.

La semana pasada salió a la luz el famoso informe Pisa elaborado por la OCDE. Este informe sirve para establecer un ranking educativo entre los países del mundo y así dar a conocer su posición con respecto a otros. Como en el pasado informe del año 2009, España sigue por debajo de la media de la OCDE, llevándose la gloria China, Singapur, Hong Kong y Taiwán.

Seguir leyendo en EL REINO DEL EXCESO

HOMBRES VIOLENTOS Y SISTEMA EDUCATIVO SUECO

salvela

HOMBRES VIOLENTOS | SALVELA

Me gusta el western. Es uno de mis géneros preferidos, supongo que por las mismas razones por las que le gusta a gran cantidad de gente. El western es un género que ha encontrado un territorio mental en nuestro inconsciente colectivo, que forma parte de ese universo común a todas las culturas, que lo habilita para explicar historias de contenido universal. Esa función que en su día cumplieron los grandes ciclos épicos de varias culturas, pasando por las novelas de caballerías y que actualmente se disputan la novela épica con tintes medievales, las sagas galácticas y el universo de súper héroes del cómic que pueblan las pantallas. Son historias poderosas por su sencillez (en ocasiones aparente), la resolución violenta de los conflictos, la lucha entre conceptos opuestos…

Continuar leyendo en SALVELA

La victoria moral y política de la resistencia

mandela

La historia nos dice que no estamos equivocados

Hoy se nos ha ido Nelsón Mandela, al igual que el 9 de octubre de 1967 se nos fue el Ché Guevara. Dos muertes en dos momentos históricos y en dos formas diferentes. Madiba consiguió vencer la adversidad de 27 años de prisión y torturas mientras el Ché, fue asesinado por aquellos que en su día avalaron la prisión de Madiba. Unidos en la desgracia y unidos en el recuerdo para la humanidad.

Siempre ha existido una historia oficial a cada momento historico que se ha encargado de hacernos creer que el terrorismo se vestía de negro en Sudáfrica, con Kufiya en Palestina, con la hoz y el martillo en Cuba o tras el cuadro de Bolivar en Venezuela. Una historia oficial que ha tratado de manera humillante a estos rebeldes con causa en los momentos de su auge político, y que quienes la han escrito, no han dudado en cada circunstancia de usar cualquiera de las herramientas a su alcance para deshacerse de aquellos que se oponian a sus intereses.

Seguir leyendo en GRITANDO AL VIENTO

Mirando el mar

Mirando al mar

Mirando al mar | Kepa Murua

Un hombre que mira al mar es necesario para entender la soledad y disfrutar de la vida. Una mujer que pasea por la arena es inevitable para entender la felicidad y disfrutar de la naturaleza. Una conversación es necesaria para juntar dos personas. Dos personas son necesarias para entablar un diálogo que pone fin el silencio. El silencio para disfrutar de lo que se escuchó y se confesó hace un instante. El instante para saborear el presente. El presente para reconocer el paso de la vida. La vida para descubrir la belleza. La belleza para no sucumbir ante los errores mundanos y los fracasos personales que nos confunden la existencia. La existencia para confirmar la vida que nos atrae con su paso desde el fondo de su misterio. Misterio para entender el mar que nos habla con su permanente movimiento. Movimiento para descubrir con los ojos a esa figura descalza que camina por la playa. Playa para recordar la infancia.

Seguir leyendo en Kepa Murua ~ Escritor

Adiós, Fernando

Pues con un pequeño nudo en la garganta comienzo hoy el programa…

Fernando Argenta | Clásicos populares

Fernando Argenta | Clásicos populares

Con esas palabras empezaba Fernando Argenta su último Clásicos Populares, el 31 de Julio de 2008, y con esas palabras podríamos haber empezado a escribir hoy los muchos amigos que le queríamos, como han hecho aquí cerca Atticus y bachiano, en sendos sentidos homenajes. A quien no le haya conocido, le puede bastar escuchar sus pocas palabras en aquel último programa lleno de conmovedora música, para hacerse una idea de la sencillez, humanidad y valía de ese extrovertido y simpatiquísimo enamorado de la música que dedicó fructíferamente su vida a acercarla a todo el mundo.

Seguir leyendo en  ANCHA ES MI CASA